Cómo ayudar a que tu hijo tenga el mejor primer día de escuela  

Cómo ayudar a que tu hijo tenga el mejor primer día de escuela

El primer día de la escuela está lleno de emoción, pero puede ser una experiencia intimidante para cualquier niño… ¡y también para sus padres! Se suele recomendar llevar a cabo un proceso de adaptación escolar en niños antes de comenzar la escuela, pero ¿cómo pueden asegurarse los padres de que su pequeño se sienta feliz y seguro durante el primer día? ¿Qué se necesita saber?  
 
Desde establecer una nueva rutina hasta asegurarse de que tienen todo lo que necesitan para comenzar esta nueva etapa, ¡la siguiente lista de actividades de adaptación para niños te ayudará a que el pequeño esté preparado y con ganas de ir a la escuela! 

Adaptación de los niños al preescolar: una nueva rutina 

Los niños se sienten seguros con una rutina establecida, y empezar a ir la escuela puede ser un cambio desalentador para los pequeños. Facilita la adaptación escolar del niño implementando una nueva rutina de horarios al acostarse aproximadamente una semana antes del primer día. También es una buena idea mostrarle donde está la escuela varias veces antes de que comience, para que pueda familiarizarse con ella y pueda saber dónde se encuentran las cosas. 
 
Puedes prepararlo para la experiencia compartiendo recuerdos positivos de cuando tú ibas a la escuela, o leyendo libros relevantes juntos. Hay muchos cuentos escritos para niños sobre cómo empezar la escuela, así que ¡búscalos y explícale algunos! 

Niños a la escuela: ¡cosas a practicar antes de comenzar!

Un niño que comienza la escuela tendrá que hacer varias cosas por sí mismo por primera vez. Antes de que empiece el año, asegúrate de que el niño tenga confianza con las siguientes habilidades: 

  • Preparar la mochila: esta es una de las actividades de adaptación para niños de preescolar más importantes. Revisar juntos la lista del material escolar para que no le falte de nada, y decorar las etiquetas con el nombre del niño de una manera divertida que le ayude a no perder sus cosas.   

  • Ayudar a preparar su comida: los niños en la escuela necesitan energía para poder rendir al máximo. Prepara junto al pequeño un tentempié de su agrado que pueda llevar en su mochila para cuando tenga hambre. No te olvides de añadir una servilleta suave desechable junto a su comida, como las de Regio, por si necesita limpiarse.

  • Cómo usar el baño de manera higiénica: es importante que los niños sepan usar el baño y que sepan limpiarse y lavarse las manos higiénicamente. Es probable que haya accidentes, así que antes de comience la escuela ayúdale a estar preparado y organizado para cuando esto ocurra. ¡Con un poco de papel higiénico húmedo puedes solucionar estos pequeños accidentes en poco tiempo! Muéstrale donde puede encontrar su ropa interior de repuesto en su mochila escolar por si la necesita.  

  • Cómo comer higiénicamente: el pequeño comerá con sus nuevos amigos y maestros, por lo que es indispensable que comprenda los conceptos básicos de los buenos modales en la mesa. 


Consejo: asegúrate de llevar contigo un poco de papel higiénico húmedo Regio al recoger al pequeño de la escuela, para que siempre tenga con qué limpiarse si lo necesita.

Lo que un niño debe recordar antes de comenzar la escuela  

En la escuela estará rodeado de muchas personas nuevas y emocionantes. Asegurate de que sepa cuándo decir por favor y gracias, y anima a que sus hermanos mayores le enseñen a compartir, ¡ya que esto le ayudará a hacer amigos en muy poco tiempo! 
 
Durante las semanas previas al primer día de la escuela intenta jugar a “estar en clase” en casa para que pueda practicar el levantar la mano. Sus hermanos mayores pueden unirse y fingir ser sus compañeros o maestros. ¡Sería muy útil tener un pizarrón de gis o un pizarrón blanco! 

Cómo despedirse de los niños el primer día de escuela 

Lo último en esta lista de consejos para la adaptación de los niños al preescolar probablemente es una de las cosas más difíciles que un padre o una madre tiene que hacer. Asegurate de que tu pequeño comprende que va a pasar el día separado de ti, y tranquilízalo diciéndole que siempre habrá alguien para llevarlo a casa al final del día. 
 
Se honesto contigo mismo y comparte tus preocupaciones con un amigo o familiar que haya pasado por esto antes. ¡De seguro que te ayudarán! Por último, planea usar tu tiempo libre de una manera eficaz para que ni tú ni el pequeño sientan que hayan desaprovechado el día cuando vuelvan a estar juntos.  
 
Con esta información, deberías sentirte un poco más preparado para el año escolar. ¡Buena suerte! 

¿Te pareció útil este artículo?¡Gracias por tus comentarios!
o

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?

Contáctanos